Farmacia Clínica

La farmacia clínica es el dominio de especialización farmacéutica dedicado a la prevención y a la resolución de problemas asociados al uso de los medicamentos, en los distintos niveles de atención. Ello se aborda mediante intervenciones destinadas a contribuir de manera costo-efectiva al logro de los objetivos terapéuticos, identificando situaciones de riesgo medicamentoso, verificando la seguridad, tolerabilidad y eficacia de los medicamentos, optimizando la farmacoterapia y ejecutando acciones de promoción en salud destinadas a la conservación, el mantenimiento y la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

De un modo general, los desempeños esperados de un farmacéutico clínico son los siguientes:

  • Identificar, prevenir y resolver problemas, de variada complejidad, asociados al uso de los medicamentos, en los distintos niveles de atención en salud
  • Ejecutar acciones de promoción en salud destinadas a la conservación, mantenimiento y mejora de la calidad de vida de los pacientes
  • Generar estrategias reproducibles y eficientes para educar, tanto a los pacientes como al equipo de salud, a fin de promover el uso racional de medicamentos
  • Optimizar la farmacoterapia para el logro de los objetivos terapéuticos de manera segura y efectiva, en pacientes atendidos en los distintos niveles de atención en salud y en el contexto de un equipo multidisciplinario
  • Proponer, diseñar e implementar actividades de farmacovigilancia en los diferentes niveles de atención
  • Generar nueva evidencia en el ámbito clínico a través de la investigación en salud aplicada, utilizando para ello el método científico
  • Reconocer y evaluar críticamente la información científica, empleando el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación, para obtener información concluyente en las diferentes áreas en la que se desarrolla la farmacia clínica

Las Normas Técnicas Operacionales actualmente reconocidas por CONACEF para esta especialidad pronto estarán disponibles para descarga.